Boca a boca.

Los anunciantes nos pagan. Somos profesionales, es decir, vivimos de los honorarios que percibimos como expertos en comunicación y desde luego, nos pagan a cambio de ser eficaces y rentables para ellos. Es el papel que nos toca jugar.

Resumamos lo que hemos visto hasta ahora sobre los mecanismos de la publicidad “boca a boca” y sus características:

  1. Es un método muy eficaz de comunicar a los clientes potenciales entre ellos y con nuestro propio producto, servicio o marca.
  2. Su carácter interpersonal y privado la hace creíble y relevante para los que intervienen en ella.
  3. Hay una serie de personas que desempeñan un papel crucial en la propagación de cualquier información. Los que dividíamos en conectores, pseudoexpertos o enterados y vendedores natos.
  4. Hemos visto que podemos intentar que se interesen por la información que nosotros emitimos, creando mensajes con gancho y con conceptos creativos aplicados a cada caso.
  5. Hemos llegado a concluir que en la sociedad actual los patrones de comportamiento son fundamentalmente de aceptación del grupo y que cada vez están más presentes los hábitos y actitudes de carácter social.

Si intentamos explicar las causas por las que unas veces nuestra comunicación, publicidad o campaña de marketing trasciende socialmente y otras veces pasa desapercibida con base a las propias experiencias siempre vemos que se han producido dos circunstancias favorables para producir un efecto viral de “boca a boca”: hemos acertado por circunstancias más o menos previstas, con el momento y el lugar en que emitíamos nuestro mensaje.

Además de llegar a las personas conectoras de algún modo más o menos aleatorio, han influido las circunstancias, algo fuera de nuestro control, un contexto especial, algo casual que ha fortalecido el lazo sin tenerlo previsto, se ha provocado un efecto exagerado, la curva de ventas se ha disparado de modo vertical, la publicidad “boca a boca” ha demostrado su enorme eficacia, y ha funcionado como un virus que se extiende rápido y veloz provocando una epidemia de clientes en muy poco tiempo.

Esto nos hace ver que para lograrlo la próxima vez podríamos plantearnos actuar de este modo. Es decir, tratar de llegar a la parte de la sociedad que nos interesa, mediante la creación y propagación de un virus, al estilo de los famosos virus informáticos, pero con nuestro mensaje comercial como protagonista.

Intentaremos contagiar a los receptores adecuados del mensaje para provocar una reacción epidémica ante nuestro producto, servicio o marca, aprovechando las conexiones de las personas de un determinado segmento de compradores potenciales y hacerlo de un modo mucho más económico que el que supone usar los medios clásicos de comunicación.

Anuncios
Tagged with: , , , , , , , , , ,
Publicado en interactivo, marketing, Publicidad, social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Publicaciones
Todas las entradas
Flickr Photos
Blog Stats
  • 68,319 hits
A %d blogueros les gusta esto: